Oct 19, 2016

Consejos para la masturbación anal

Lo primero de todo es que estés relajado, sin prisas, en un lugar sosegado en el que te puedas sentir cómoda y sin que nadie te pueda molestar

Debes buscar una postura relajada y agradable, que te deje lograr entrar plácidamente en tu agujero sin contrariedades. A mi personalmente me agrada sentarme en cama, con la espalda apoyada en la almohada y las piernas dobladas y abiertas,  en algunas ocasiones para excitarme me pongo un pequeño espejo para ver el agujero de mi culo y os aseguro que la excitación se incrementa considerablemente.

Una buena lubricación es la clave del éxito en la masturbación anal y aunque puedes dilatar de forma natural, al principio siempre será mejor que lo uses para que lo que te metas no te haga daño. Si no tuvieras nada siempre puedes recurrir a la mantequilla, nada de aceite porque luego el ano se te puede resentir.


Una vez que tengas todo ponte lubricante abundantemente en dos dedos y comienza a masajearte el esfínter por fuera y sin meterte nada. Acaricia tu orificio con movimientos circulares que sean superficiales. Esto te va a ayudar a relajarte y seguro que la sensación va a ser muy agradable. 

Cuando ya te sientas relajada vuelve a lubricarte los dedos y presiona un poco tu esfínter, verás como tus dedos entrarán fácilmente y sin hacerte daño, a lo mejor un poco, pero si es así es porque tienes el agujero del culo demasiado estrecho. A veces las chicas desnudas que quieren practicar la masturbación anal por primera vez se sienten un poco incómodas y ridículas, pero tranquilas porque cuando tengáis vuestro primer orgasmo anal esa sensación desaparecerá.

Si has llegado a este punto solo te queda gozar, por lo que ya puedes meterte un dedo despacito y sentir el tacto de tu ano, desplaza tu dedo en círculos y mételo y sácalo despacio, juega así un buen rato para que el esfínter admita que el intruso que hay dentro no quiere hacerle ningún daño. Si llega el momento en el que consigues que el dedo salga y entre con facilidad es porque lo has logrado...

No tienes que forzar nada, tú misma notarás cuando es el momento de meter dos dedos y siempre con movimientos lentos, verás qué sensacion tan agradable y cómo se te irá abriendo solo el ano con gran facilidad. También es importante que abras el orificio anal con tus dedos haciendo un poco de fuerza para que vayas haciendo hueco y así el consolador o el objeto que decidas meterte no te haga daño.

Lo que te metas tiene que tener forma de cilindro y un contorno suave, sin nada que puedanhacerte daño. Para esto las velas son pefectas y las puedes encontrar de todos los grosores y longitudes, además, son muy baratas. Conforme tu ano se haga flexible te va a ser más simple probar con objetos mayores, más dedos, consoladores y al final todo dependerá de lo que te guste y el placer que te de jugar con tu ano. A mí siempre y en todo momento me ha satisfecho mucho y hallaba un placer auxiliar en el morbo de ver hasta donde podía llegar, probando con consoladores cada vez mayores.

Mi consolador preferido son las pollas de goma de al menos 20 centímetros, como lo oyes, he conseguido meterme cualquier cosa y eso es lo que más placer me produce. Me la meto hasta los huevos y así la tengo metida tranquilamente una hora o más, de hecho puedo estar cocinando o viendo la tele con el consolador metido en el culo.

En fin chicas, espero haberos ayudado y me encantaría que me contáseis vuestra experiencia, con calma y buen hacer es posible disfrutar muchísimo del placer anal.